NUEVOS CONCEPTOS DEL PATRIMONIO: LOS VIDEOJUEGOS

El patrimonio cultural es la herencia, ya sea material o inmaterial, de una sociedad que debe ser transmitida y protegida por las distintas gentes a lo largo de la historia.

Debemos recordar que ya contamos con patrimonio audiovisual como patrimonio cultural en nuestro país, desde películas cinematográficas hasta películas de animación. El patrimonio audiovisual representa «un patrimonio inestimable y una afirmación de nuestra memoria colectiva, así como una valiosa fuente de conocimientos, ya que reflejan la diversidad cultural, social y lingüística de nuestras comunidades» (UNESCO). De hecho, el 27 de octubre ha sido establecido por la UNESCO como el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, que promueve «’la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y la imagen’ como representación de nuestro patrimonio y memoria compartidos».

«Como los libros, obras de teatro y películas que están protegidos y les preceden, los videojuegos comunican ideas, e incluso mensajes sociales, a través de muchos recursos literarios familiares (como personajes, diálogo, trama y música) y a través de características distintivas del medio (como la interacción del jugador con el mundo virtual). Eso es suficiente para conferir la protección de la Primera Enmienda» (Sutter, 2011).

Ahora bien, ¿cómo llegan a ser reconocidos en España como Patrimonio Cultural y por qué? Que el videojuego haya sido considerado como Patrimonio cultural ha supuesto un gran debate, ya que es muy complicado para algunas personas que se les considere Patrimonio cultural al igual que Las Lanzas de Velázquez, la Alhambra o la Catedral de Santiago de Compostela.

El 4 de febrero del año 2020 la Biblioteca Nacional Española consideró los videojuegos como Patrimonio cultural inmaterial; a través de un comunicado que publicaron en sus redes sociales, se comprometieron a defender las obras que fueran producidas en España, ya que ayudan a difundir también el pensamiento y la cultura. Todo lo que se cree en tema de videojuegos será depositado en la BNE para poder preservar los juegos correctamente. Para poder llevar a cabo esta labor de preservar los videojuegos españoles se ha contado con algunas de las asociaciones del sector, como la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) o la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV).

Según la subdirectora de la BNE «’Con la Ley de Depósito Legal de 2011 ya deberían entrar los videojuegos, pero el problema es que no estaban contemplados de forma explícita e ingresaba una cantidad bastante insignificante en comparación con la producción’» (Luna, 2021). Esto, añadido a que hay una falta de concienciación sobre los videojuegos como bien de interés cultural es parecido a lo que sucedió en su época con el cómic, pero que, finalmente, fue bien aceptado y acogido como Patrimonio. Es necesario tener en cuenta que la conservación no se da solo en soportes físicos porque la tecnología ha avanzado y podemos encontrar nuevos soportes, como ocurre en plataformas como HBO o Steam.

Ahora bien, se ha señalado que los videojuegos deben ser un Bien de Interés Cultural inmaterial debido a que transmiten la cultura e ideas de una sociedad. Sin embargo, yo creo que estos argumentos deberían ir más allá. Al igual que la literatura es capaz de contarnos una historia, sea de ficción o no, y nos transmite unos ideales, un videojuego puede hacer exactamente lo mismo, al igual que es capaz de mover masas de gente como puede hacer un deporte; pero también hay que mencionar que se puede decir que encontramos juegos que no son narrativos o no tienen más trasfondo, como puede ser uno de fútbol como el FIFA, aunque hay que señalar que este tipo de videojuegos ha marcado a toda una generación que incluso ha llegado a hacerse forofa de este deporte por jugar en la consola y no al revés.

En España contamos con importantes producciones de videojuegos, como pueden ser GRIS, Moonlighter, Praetorians, Castlevania: Lords of Shadow, Blasphemous, etc. Así como algunos deportes o las películas de animación o el cine son Patrimonio Cultural, no se puede negar que los videojuegos no lo sean, ya que han formado parte de varias generaciones, expresan diferentes valores sociales, ayudan a transmitir nuestros pensamientos y unen a gran parte de la sociedad, lo que nos puede ayudar a identificarnos en un mundo tan diverso.

María Pérez

WEBGRAFÍA:


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
mariaperez (18 de febrero de 2022). NUEVOS CONCEPTOS DEL PATRIMONIO: LOS VIDEOJUEGOS. Enseñarte. Blog de divulgación científica. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/ofkx


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search