Columna de Trajano.

La columna de Trajano no la encontramos en Roma, más concretamente en el Foro de Trajano, que da su nombre a las construcciones que éste realizó, para que su huella no se borrara de la historia. Antes de hablar de este elemento arquitectónico en particular, comentaremos la estructura de los foros, con sus elementos comunes. Estos foros se construían por los gobernantes en los lugares más públicos, donde las gentes se relacionan de distintas maneras. En estos había basílicas en las que se impartía justicia, tabernas donde se situaban los comerciantes y algún elemento conmemorativo, ya sea una escultura ecuestre o una columna, como en el caso de Trajano o la de Marco Aurelio.

Los foros se crearon sin ningún tipo de urbanismo, ya que en la ciudad no había espacio y se construían donde se podía, el primer foro fue el Boario. Por esta y otras razones Roma será tan caótica.

El foro de Trajano, con una planta rectangular tenía la entrada principal por su arco del Triunfo, que es otro de los elementos más destacados para  la exaltación del poder además de como delimitador. Tendrá su basílica una construcción que se aplica a todos los foros, llamada basílica Ulpia. Pero lo más destacable de este foro es sin duda las dos bibliotecas que nos encontramos, la intención del emperador en que se convirtieran en las más grandes de Roma, junto con un centro de estudios. En esta llegó a haber 20.000 libros, más 30.000 textos, donde se dividían en latinos y griegos, además de bustos de personajes destacados. Pero la biblioteca que destacaría por encima de las demás es la de Alejandría, con la que todas intentarán competir. 

También nos encontramos con un Templo Diva, en honor a la esposa de Antonio Pío, reconstruida como la Iglesia de San Lorenzo in Miranda en la Edad Media, porque otro aspecto muy constante en Roma es la reutilización de los edificios. 

La columna de Trajano, es un monumento conmemorativo construido en mayo de 113 d.C, por la guerra contra los Dacia. En esta columna no solo nos muestra las victorias de Trajano contra este puelo Rumano, sino que además muestra la grandeza que tenían sobre la ingeniería de puentes y otras edificaciones, como la altura de la columna en representación de la montaña que había antes, ya que esta ciudad tuvo que luchar con la orografía. 

En esta columna sus relieves están dispuestos en forma de espiral, dividiéndose en dos partes, y en medio con la representación de la victoria. La primera parte de la batalla fue entre 101-102 y la segunda que fue en 105 hasta 106.  Mostrándonos la vida de estos ejércitos, sus técnicas de combate e incluso su maquinaría. Son 155 escenas, con 2.500 figuras en las cuales 9 son del propio emperador. Estas figuras se encontraban perfiladas y se adaptan a los marcos, con un gran detallismo, y se piensa que fue trabajo de Apolodoro de Damasco. Se muestra un horror vacui.

En esta columna también nos encontramos en su interior una escalera con 185 peldaños, y subiendo estos con un “mirador” de grandes vistas. Asimismo nos encontramos con una cella donde se encontraban las cenizas de Trajano, con las que se tuvieron que modificar las leyes, ya que no se podía hacer enterramientos dentro de la ciudad. Por investigaciones se ha demostrado  que se construyó antes de que Trajano muriera con la idea de ser enterrado allí, lo que es pretencioso, adelantándose de una forma sutil en esa construcción. La columna estuvo coronada con un águila, posteriormente con la escultura del emperador y finalmente con la escultura de San Pablos, sacralizando este elemento arquitectónico. 

Finalmente mostraré la figura de Trajano, fue el primer emperador que nació fuera de Italia,era de Itálica (cerca de Sevilla). Era de una familia de cierto renombre, que se ganó el favor de Vespasiano. Nerva lo acogió como hijo adoptivo y por ende su sucesor, este estuvo en el poder un año y medio aproximadamente. A Trajano lo seguirán Adriano y Antonio Pío, siguiendo su modelo y eligiendo a la persona más cualificada, no a su descendencia, entre otras cosas porque sus hijos varones morían.

Fue un referente en su época y admirado, dándole el título de “optimus princeps”, es decir “El príncipe perfecto”. Por lo que al principio del mandato de sus sucesores les deseaban “sis felicitor Augusto, melior Traiano”.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search