ARTE BAJO CENIZAS

Portada

Gracias a la terrorífica erupción del volcán Vesubio en el año 79 a.C, el estado de conservación de la ciudad nos ha permitido sacar a la luz numerosas pinturas murales, que nos ayudan a entender el estilo de vida pompeyano y de todo el Imperio Romano.

Logo de nuestro trabajo.

Los orígenes de Pompeya y su civilización, según científicos y arqueólogos, que han estudiado estas ruinas, creen que los primeros pobladores que se asentaron en esa zona, lo hicieron en el siglo XI a.c. A pesar de ello, coinciden en que no es una fecha exacta de la fundación de esta ciudad y civilización, ya que sí estaría más cerca de ser del siglo VII a.c.

Pompeya fue una ciudad cercana a Nápoles, situada bajo el gran volcán Vesubio, uno de los volcanes más importantes y que más trascendencia ha tenido en la historia. El hecho más importante que marcó a esta civilización, fue precisamente la erupción de dicho volcán en el año 79 a.c. Vivían, aproximadamente, unas 25.000 personas, muchas huyeron mucho antes de la erupción, en cambio, las demás fueron masacradas por la lava. Gracias a las enormes capas de ceniza, que duraron XVII siglos, podemos saber con mayor exactitud cómo era su estilo de vida, en aquella época.

Alcance de la erupción del Vesubio. Wikimedia Commons.

En cuanto al urbanismo, que componía la ciudad de Pompeya, debemos mencionar, en primer lugar, que sus calles eran rectas y formaban una rejilla, siguiendo el estilo romano. Pero, no se distribuye en un plano regular, como el resto de ciudades romanas, debido a que se encontraba situada en un terreno regular. En segundo lugar, la ciudad tenía un foro, que era el centro comercial y cívico más importante. Además, tenía a su disposición termas y templos. 

Debido a la gran conservación de las cenizas, se puede ver la diferenciación de los varios modelos de viviendas pampeanas, según el nivel adquisitivo del dueño de la vivienda. Por un lado, las casas más grandes, llamadas “domus”, pertenecían a las clases más adineradas. En cambio, las viviendas de menor tamaño, las cuales tenían un patio en donde se establecían las demás estancias, eran las “insulaes”, pertenecientes a las clases medias / bajas.

Aparte, tuvo grandes aportaciones de ingeniería, como canalizaciones, alcantarillado, pavimento… Era una ciudad, urbanísticamente, avanzada para su tiempo.

Vista del volcán desde Pompeya. Wikimedia Commons.

La sociedad romana, en el siglo I, se basaba, principalmente, en la gran desigualdad entre ciudadanos romanos y los que no tenían la ciudadanía romana. Esta ciudadanía otorgaba derechos civiles y el acceso a cargos públicos. Encontramos: ciudadanos romanos por nacimiento, libertos, extranjeros con carrera militar y magistrados de ciudades de derecho latino. Era una sociedad esclavista, siendo los esclavos la base de la sociedad, tratados como objetos y herramientas que explotar. 

Como sociedad destaca el carácter orgulloso y rebelde que nos llega por las muestras de graffitis y proclamas en las calles y casas pompeyanas. La ciudad prosperó y se convirtió en un destino de recreo para las clases más altas, testimonio de ello nos llegan propiedades de la esposa de Nerón y de Cicerón.

La religión que se seguía era la romana, una religión politeísta herencia de la etrusca y la griega. Podemos destacar en Pompeya el especial culto a Dionisio, dios orgiástico del vino y delirio místico. Es muy llamativa la presencia de escenas bacanales y orgiásticas en pinturas murales de las estancias más lujosas en Pompeya, lo que se vincula al culto a este dios y al simposio, donde era fundamental el consumo de vino. 

También, otro tipo de murales decoraban las estancias, como los paisajistas, que aportan interesante información sobre la flora y la fauna. El gran naturalismo es destacable, y se asocia cierta representación de aves y elementos con los sacrificios y ofrendas a los dioses. 

Distinguimos dos tipos de religión: la pública, común a todo el Imperio Romano, y la privada, que se realizaba en cada casa de forma individual para honrar a los antepasados y se asociaba con elementos del hogar. Los ritos fúnebres forman parte de la religión privada, ya que se rendía culto a los familiares difuntos, los manes. La creencia en la vida del alma tras la muerte era algo que habían heredado de los etruscos, algo mucho anterior. Los ritos funerarios variaban según el estatus social del difunto, pero todos comparten el carácter solemne y los ritos de purificación y expiación. En la preparación del difunto se comienza con un último beso para atrapar su alma, una vez preparado había una procesión hasta la necrópolis, donde la práctica más generalizada era la incineración.

PINTURA MURAL

La excelente conservación de la pintura mural pompeyana se debe a la explosión del volcán Vesubio en el 79 d.C. De este modo, hemos podido estudiar cómo era la técnica que empleaban. Los artistas debían revestir con varias capas la pared (aproximadamente seis) con cal, arena y polvo de mármol. Así, conseguían resaltar sus pinturas. En algunos casos, era necesario esbozar previamente lo que se iba a representar con un pincel fino que, con el paso del tiempo, evolucionará a la incisión.

El procedimiento técnico que nos ocupa es la pintura al fresco, donde el mortero de la pared a decorar no debe haberse secado totalmente en el momento de la ejecución de la pintura.

Cabe destacar que la pintura pompeyana marcará los estilos de toda la pintura romana: estilo de incrustación, estilo arquitectónico, estilo ornamental y estilo ilusionista.

Secuencia de todos los frescos de la “sala de las pinturas” De la Villa de los Misterios, Pompeya. Wikimedia Commons.

Uno de los frescos que demuestra la maestría de los artistas pompeyanos se encuentra en la Villa de los Misterios, una gran mansión situada a las afueras de la ciudad. Los más famosos se encuentran en la “sala de las pinturas”.

Los frescos de esta sala pertenecen al segundo estilo pompeyano o arquitectónico, que mediante la incorporación de elementos arquitectónicos se hace desaparecer la pared. Se estima que fueron pintados en torno al año 80 a.C. Se trata de una serie de escenas que se suceden unas tras otras aludiendo a las diferentes fases de la iniciación de una esposa en los ritos dionisíacos; o, también, la preparación previa de una novia antes del matrimonio. Gracias a esta iconografía, podemos imaginar que esta sala estaría destinada a la celebración de los rituales representados en sus paredes. A simple vista se puede comprobar el talento del artista, que transmite elegancia y, en algunos casos donde el estado emocional del personaje lo requiere, patetismo. A continuación, algunas de las escenas  más destacadas: La dómina de la casa; Lectura del ritual; Preparación del ágape ritual y paposileno tocando la lira; y Escena de la flagelación, el fresco más llamativo debido al rostro sobrecogedor de la joven mientras recibe el castigo de la flagelación. 

Escena de la flagelación. “Sala de las pinturas” De la Villa de los Misterios, Pompeya. Wikimedia Commons.

La tragedia y el arte de Pompeya pasaron a la historia de tal manera que, en la actualidad, todo el mundo ha sido testigo de su influencia durante los años. A diario consumimos todo tipo de material audiovisual y conocemos, en su mayoría, las mayores obras de arte de la humanidad. Es por ello que hemos conseguido detectar varias referencias a Pompeya a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, si paramos un momento y analizamos ciertas pinturas, esculturas, libros o películas, seremos capaces de descubrir influencia pompeyana en obras en las que jamás hubiéramos creído encontrar la más mínima relación.

La lista de la trascendencia de Pompeya es muy extensa, y en ella podemos encontrar desde esculturas de las propias víctimas de la erupción del Vesubio hasta bocetos de De Chirico, fundador de la pintura metafísica, en los que observamos excavaciones de Pompeya que más tarde inspiraron al artista.

Por otro lado, el volcán que provocó el fin de la ciudad ha sido el protagonista en numerosas pinturas que nos hacen reflexionar sobre la vida y la angustia que debieron sentir los ciudadanos pompeyanos, como es el caso de la que aquí se muestra.

Además, en la literatura hay una inmensidad de libros que hablan o que se basan en esta ciudad mítica, como son los casos de Los últimos días de Pompeya de Bulwer-Lytton o El sexo y el espanto de Pascal Quignard, entre muchos otros ejemplos muy diversos.

Con la llegada de la cámara y del cine, estas referencias e inspiraciones no van a cesar, sino todo lo contrario. Las fotografías de las increíbles ruinas van a destacar y van a generar una fascinación por la ciudad sepultada, así como las películas y las series que, con el tiempo, van a dedicar a Pompeya. No solo seremos espectadores de grabaciones de género documental, que van a intentar asemejarse lo máximo posible a la historia verosímil, sino también de largometrajes de temas muy dispares. En ellos, se hará parodia de la conocida erupción volcánica o se utilizará la misma para generar, a partir de la realidad, historias de ficción.

Fotograma de la serie Doctor Who “The Fires of Pompeii” (temporada 4, episodio 2), 2008.

Hoy, Pompeya sigue presente en nuestros pensamientos debido a los descubrimientos que aún se están llevando a cabo, y es por esto que seguimos viendo en múltiples obras contemporáneas este tipo de influencias. A pesar de que han pasado casi dos mil años de este incidente, es posible que aún deban pasar muchos más para que se deje de plasmar el arte y la vida cotidiana de Pompeya en las nuevas creaciones artísticas de nuestra época.

Hecho por: Tamara Noguera Cuenca, Míriam Ros Gómez, Marta Martínez Arróniz y Beatriz Martinez García.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mariano Cecilia Espinosa dice:

    Enhorabuena por el trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search