Hallazgos romanos en la Villa de los Cantos de Bullas (Murcia)

Lola Sánchez Lamoglia

MªDolores Fuentes Soriano

La Villa de los Cantos de Mula fue una villa romana (domus) con gran actividad durante los siglos II y III d.C. A esta época pertenecen los hallazgos: un fragmento de mosaico y cuatro estatuas-fuente. Las estatuas se perdieron a principios del siglo XX y fueron recuperadas por la Guardia Civil en 2016, todas menos El Niño de las Uvas, que sigue en paradero desconocido. Hoy se pueden contemplar en el Museo del Vino, de Bullas.

Mosaico de Los Cantos, Bullas.

El mosaico bicromo encontrado en Los Cantos: La decoración del pavimento, opus tessellatum, parcialmente, con octógonos secantes, con una doble fila de teselas negras. Estilísticamente el mosaico bicromo se relaciona más con conjuntos de la Bética, indicando un cambio de talleres de Hispania meridional a través de la vía Augusta, una de cuyas estaciones era la Eliocroca, ciudad romana del Alto Guadalentín(Lorca).

Niño con paloma

Las tres estatuas-fuente encontradas son esculturas de mármol blanco, están protagonizadas por un niño y un ave, de 60 cm aproximadamente de estatura y son de bulto redondo.

Niño céfalo con pato.

Se ha pensado que podían formar una fuente de las cuatro estaciones, pero solo las uvas se relacionan con una estación concreta, el otoño. Hay dos patos similares que repetirían la estación, además de que ninguna de las aves representadas se asocia a una estación concreta. Si nos fijamos en los caños, los tres niños llevan en la mano derecha un jarro del que saldría el agua. Son diferentes al Niño de las Uvas que echa agua a través de la boca del perro ¿ Podrían pertenecer a dos fuentes distintas? Además, la cabeza y el cuerpo del Niño con Paloma se encontraron por separado, por lo que tal vez se trate de dos esculturas distintas ¿ de fuentes distintas?

Niño acéfalo con pato.

Las estatuas de los niños muestran las formas blandas y regordetas propias de la niñez. y hay realismo en la consecución de la imagen del cuerpo infantil, incluso de los pies y de las manos. Las cuatro esculturas presentan la pierna izquierda algo adelantada y contraposto. Las dos que conservan la cabeza original presentan un interesante juego de miradas. En El Niño de las Uvas, niño y perro miran a las uvas. En el Niño céfalo con pato, niño y pato se miran y acercan la cara en un juego infantil.

En diciembre de 2016 comenzó el proceso para que estas cuatro esculturas fueran declaradas BIC (bien de interés cultural). Esperamos que pronto se publique la resolución positiva. Deseamos que se recupere la estatua desaparecida y que continúen las excavaciones arqueológicas en la Villa de los Cantos de Bullas.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search