Nuevos usos y conceptos del patrimonio

Las Fiestas Lupercales

En la Antigua Roma, las Fiestas Lupercales o Lupercalia se festejaban ante diem XV Kalendas Martias, o lo que es lo mismo, entre el 13 y el 15 de febrero. El nombre de estas fiestas deriva de lupus –lobo en latín- este animal hace referencia al dios Fauno, que cogió el sobrenombre de Luperco, y de hircus que hace referencia al macho cabrío. Otras fuentes indican que el nombre de Lupercales hace referencia a la loba que amamantó a Rómulo y Remo, esta loba se llamaba Luperca. Anualmente, se escogía entre los individuos más insignes de la ciudad, a una congregación especial de sacerdotes, los Lupercos o Luperci, es decir, “amigos del lobo”. Generalmente, convenía que fuesen adolescentes para que en el tiempo de su comienzo en la edad adulta sobreviviesen de la caza y del merodeo del bosque. Se congregaban el 14 de febrero en una cueva, posteriormente denominada Ruminal, posiblemente en honor a Rómulo y Remo. También cuenta la leyenda, que allí había una higuera cuyas raíces habían frenado la cesta donde se encontraban Rómulo y Remo. Bajo esta higuera, llamada Ruminalis, daba comienzo la festividad con ceremonia oficiada por un sacerdote en la que se sacrificaba una cabra. Posteriormente, ese sacerdote manchaba la frente de los luperci con el cuchillo manchado a causa del sacrificio y después eliminaba la mancha con un mechón de lana cubierto de leche de cabra. Más tarde, se realizaba una procesión con los lupercos sin ropa que llevaban unas tiras o correas hechas con la piel de la cabra que acababan de sacrificar y con ellas flagelaban manos y espaldas de las mujeres que encontraban a su paso dispuestas a formar parte del ritual; era la ceremonia para la fecundidad. Se pensaba que esto era un acto de purificación, la así denominada februatio.

En conclusión, los orígenes de estas fiestas, muy a menudo, se suelen atribuir con San Valentín, pero lo cierto es que tiene más similitudes con el Carnaval. Se trataba de la celebración de la fertilidad en el sentido más amplio de la palabra, y su origen se cree que se remonta incluso antes del nacimiento de Roma.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
anaisabelvalera (25 de mayo de 2022). . Enseñarte. Blog de divulgación científica. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/oflk


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search