El Museo de Orsay

Nuevos usos del patrimonio: la antigua estación de ferrocarril convertida en museo.

En 1973, la Dirección de Museos de Francia decide llevar a cabo un proyecto museístico en la antigua estación de ferrocarril de Orsay. Esta se creó a finales del siglo XIX, con motivo de la Exposición Universal de París, y cubría la línea París-Orleans. La capital, que acogería a miles de visitantes europeos en 1900, debía disponer de nuevas infraestructuras de transporte.

El complejo, diseñado por Victor Laloux, constaba de un hotel, además de la estación. Treinta y nueve años después, la estación cayó en desuso, y estuvo al borde de la desaparición. La idea de edificar un hotel moderno en el espacio que ocupaba esta infraestructura fue desechada gracias a la iniciativa de Jacques Rigaud, que visualizó un museo cuya historia quedara reflejada en el mismo,  una “empresa cultural”, en sus propias palabras. En 1978 se tomó en cuenta su valor histórico-artístico y cultural, y fue declarado monumento histórico. En este mismo año comienza a concebirse la colección que albergaría el que hoy es uno de los museos más importantes a nivel internacional.

Interior de la antigua estación de Orsay hacia 1900.


Inicialmente, hubo que hacer frente a dos problemas. El primero era la adaptación de la antigua estación al nuevo espacio museístico. Para ello, se utilizó la amplia nave central que habían ocupado antes las vías para crear la gran sala de exposición. Por otro lado, era necesario delimitar la época histórica que cubriría la colección. Esta se formó gracias a las donaciones del Louvre, y de otros museos que habían quedado inactivos, como el de Luxemburgo. Se estableció entonces que debería ceñirse a la etapa comprendida entre 1848 (año de las revoluciones) y 1914, marcando así una línea divisoria con respecto al Louvre. Finalmente, el cambio de estación a museo se produjo entre los años 1981 y 1986.

Dotar de nuevos conceptos a una arquitectura histórica ayuda a que esta no caiga en el olvido, como se demuestra en este caso. La mejor manera de que algo se conserve es que sea usado, por lo que, en ocasiones, es necesario conferir nuevos usos. En Orsay, edificio y contenido comparten una unidad, existe coherencia entre su colección y la propia estructura, que es testimonio de la revolución industrial y la sociedad finisecular. Revivir arquitecturas como esta demuestra que somos capaces de apreciar la novedad sin dejar de ver la conexión con el pasado. La permanencia del patrimonio histórico y la nueva imagen icónica de la ciudad pueden ir de la mano. La cuestión es que la sociedad no debe obviar la  huella cultural que tiene este edificio, que se creó en un momento en que el mundo andaba en constante cambio, y se miraba hacia una nueva etapa. Es por ello que tiene todo el sentido que su colección haga referencia a estas décadas de progreso y modernidad, diferenciándose así del mayor clasicismo del Louvre.

Interior del Museo de Orsay en la actualidad

OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
clarasoriano (23 de mayo de 2022). El Museo de Orsay. Enseñarte. Blog de divulgación científica. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/ofle


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search