De escritura, dibujos y manuscritos. Una reflexión en torno al patrimonio en papel

El discurso de la Historia del Arte ha sido escrito tradicionalmente en base a lienzos, esculturas y edificios, tendiendo a obviar todo aquello que se salía de este pequeño límite autoimpuesto. Así, se ha dejado de lado una importante producción artística realizada en toda una serie de formatos distintos que por sus particularidades no ha calado en el imaginario colectivo. Sin embargo, esto no ha impedido que grandes centros museísticos hayan dedicado sus esfuerzos desde hace centurias a la conservación de piezas en soportes tan volátiles como el papel.

Entre ellos cabe destacar The Morgan Library & Museum de Nueva York, donde no solo se conserva una de las más grandes colecciones de manuscritos realizados por artistas, sino también de dibujos de grandes maestros. En sus fondos están representadas las escuelas italiana, francesa o flamenca, con obras de Da Vinci, Rubens, Durero o Mantegna. Pero también de todos los grandes artistas del XIX (como Goya, Monet, Daumier o Degas) y de los más importantes creadores americanos del siglo XX, entre lo que destacan estudios de Pollock o Duchamp.

Diseño para una chimenea. Giovanni Battista Piranesi. The Morgan Library Museum. Nº Inv. 1966. 11:64.

Sin embargo, muchos de estos documentos originales, entre los que se incluyen pequeños dibujos de los grandes artistas suelen acabar en colecciones particulares. Incluso casas de subastas como Christie’s realizan subastas temáticas con el papel como epicentro. No es de extrañar, puesto que el formato y el soporte hace que estas piezas sean mucho más accesibles económicamente para los coleccionistas de menor entidad. Pero como se veía sobre estas líneas, no solo acaban en pequeñas colecciones, sino que también suelen formar parte de colecciones de gran importancia tanto públicas como la que se ha citado de la Morgan Library de Nueva York o privadas como la de Pedro Corrêa do Lago.

En cualquier caso, ¿Qué lleva a los coleccionistas a querer hacerse con estas piezas? Aunque esta respuesta no puede darse como universal, Walter Benjamin tiene una posible solución a nuestra disyuntiva. Para el filósofo alemán, el último grado de relación que se puede tener con un objeto es el de su posesión, de esa necesidad de vincularse visceralmente con el objeto nace el deseo de coleccionarlo. Pero, además, habla de otras particularidades, como que el objeto una vez dentro de una colección opera de una manera distinta a como lo haría en cualquier otro lugar, es decir:

“Para el verdadero coleccionista cada cosa particular se convierte en una enciclopedia que contiene toda la ciencia de la época, del pasaje, de la industria y del propietario de quien proviene. La fascinación más profunda del coleccionista consiste en encerrar el objeto individual en un círculo mágico, congelándose éste mientras le atraviesa un último escalofrío (el escalofrío de ser adquirido). Todo lo recordado, pensado y sabido se convierte en el zócalo, marco, pedestal, precinto de su posesión.”

Carnet de Walter Benjamin de la Biblioteca Nacional de París. Manuscrito por él mismo. Bibliothèque Nationale, Paris, 1940.
Dirección y firma de Walter Benjamin incluidas en la parte inferior de una carta escrita por él mismo. Colección Privada.

Además, esta acción vuelve exponencial en el caso de los manuscritos y los bosquejos de los grandes literatos, artistas, etc. En estas situaciones el coleccionista convoca con cada pieza casi un “Círculo de muertos”, en el que la pieza actúa como un médium entre quien posee la pieza y quien la ejecutó. Al coleccionista cuando entra en contacto con el objeto le resulta imposible evitar recrear en su imaginación el momento en el que la celebridad a la que admira lo realizó. En realidad, es casi un fetiche, una manía mediante la cual se intenta acortar la distancia entre lo que se admira y el sujeto desde el que parte esa admiración.

Sin embargo, en el mundo digital en el que vivimos poco a poco los objetos y lo analógico han sufrido un gran detrimento en pos de la tecnología. Tanto la escritura manuscrita como la fotografía han pasado a convertirse en un acto casi revolucionario con el que intentar revertir el proceso progresivo de digitalización de nuestra realidad y entorno. Así, se perderá el reflejo artístico y material de nuestra propia vida, historia y memoria, procurando una nueva era para los futuros estudios historiográficos, en lo que los investigadores ya no se enfrentarán a los preciados documentos manuscritos si no a deshumanizadas bases de datos.

La escritura como el trazo de un dibujo son una final una representación esencial de la identidad del individuo, al virtualizarse estos, desaparece de todos ellos “la mano” del “genio” que los creo y con ellos toda la magia de ser objetos únicos, testigos de nuestra propia historia personal y colectiva.

Por: José Fenoll Cascales.

Bibliografía

Benjamin, Walter. (2015). Desembalo mi biblioteca. El arte de coleccionar. Palma de Mallorca: José J. de Olañeta, Editor.

Han, Byung-Chul (2021). No Cosas: Quiebras del mundo de hoy. Madrid: Taurus.

VV. AA. (2019). La magia del manuscrito. Colección Pedro Corrêa do Lago. Nueva York: Taschen.

Webgrafía

The Morgan Library & Museum. Consultado el 12/05/2022 y disponible en: https://www.themorgan.org/


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search